Ud. está aquíReportajes

Reportajes


Reportajes a distintas personalidades y/o miembros de la comunidad

Alejandro Grimson “Donde no hay conflicto, difícilmente haya comunidad”

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Para Plural JAI

 

La rigurosidad científica que Alejandro Grimson desplegó a lo largo de su carrera académica, lo llevó a enfrentarse cara a cara con los mitos argentinos. En su último libro, Mitomanías argentinas (Siglo XXI), este investigador del Conicet, que cuenta con una licenciatura en comunicación por la UBA, un doctorado en antropología por la Universidad de Brasilia, y actualmente ocupa el cargo de decano del Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín, analizó más de setenta mitos bien arraigados a nuestro inconsciente colectivo, para contrastarlos con hechos y resultados empíricos.

“Mi judaísmo es natural, no necesito alabarlo o denigrarlo” - Homenaje póstumo a MANUELA FINGUERET

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Para Plural JAI

 

Queremos compartir este reportaje a Manuela Fingueret (Z'L) que no llegamos a publicar antes de enterarnos hoy de su fallecimiento. Va el merecido homenaje de Plural JAI. Bendita sea su memoria.

 


 

Deben ser pocos los porteños, judíos, y/o “clases media” que no se vean reflejados en algunos de las tramas y personajes de la extensa obra de Manuela Fingueret. Poetisa, narradora, ensayista, y periodista, entre sus más de veinte libros ha publicado “Blues de la calle Leiva”, “Soberbias argentinas”, “Ajo para el diablo” e “Hija del silencio”, -esta última traducida al inglés y ampliamente elogiada por la crítica de Estados Unidos-, o “César Tiempo: Un argentino y judío comprometido”. Asimismo, suele colaborar con la revista Caras y Caretas y el diario Página/12, y es conductora de un ciclo cultural radial en Radio Nacional Folklórica.

Fingueret recibió a Plural JAI en su departamento de Barrio Norte, donde comenzó haciendo referencia a la influencia que tuvo en su literatura las vivencias de su infancia. “Desde niña acompañaba a mi madre en la tienda de polirubros que ella tenía en Leiva y Otero, es decir en un barrio judío, muy popular y de conventillos. Ella había llegado de Lituania y hablaba muy mal el castellano, pero había logrado ser una mina de barrio y se relacionaba con muchas vecinas, al punto que la tienda era como el bar de las mujeres, porque ellas venían a chusmear, y yo estaba muy atenta a todo lo que ahí transcurría, que para mí era fascinante, porque escuchaba todo tipo de historias y observaba diferentes modos de narrar, por parte de judíos, gallegos, italianos, o gente venida del interior. Era, además, un momento muy particular, plena época del peronismo, donde la gente vivía más o menos bien, y muchas de las clientas pertenecían a la flamante clase media baja del peronismo. “Blues de la calle Leiva” fue el libro en el que reflejé, en clave de ficción, muchas de esas historias”.

Santiago Kovadloff: “El judaísmo escapa a la obediencia debida”

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Para Plural JAI

 

La poesía, el ensayo, el periodismo, la literatura, la traducción y la docencia, son distintos canales por los que transitó Santiago Kovadloff para expresar sus particulares reflexiones y sensaciones. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires, profesor honorario de la Universidad Autónoma de Madrid y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), Kovadloff es también miembro de la Academia Argentina de Letras y de la de Ciencias Morales y Políticas.

Entre su fecunda labor, se encuentran las obras “Lo irremediable”, “El enigma del sufrimiento”, “Una biografía de la lluvia”, “Sentido y riesgo de la vida cotidiana”, “El miedo a la política”, -sobre sus periódicas columnas en el diario La Nación-, así como un libro de próxima aparición sobre la diáspora judía, el cual condensa muchos de los elementos recurrentes en su producción, tal el propio Kovadloff lo sostiene ante Plural JAI. “Existe en mi un nivel de percepción de lo judío que es evidente, y que manifiesto en mis libros, la enseñanza docente, la poesía, o en mi trabajo literario. Yo me gradué en filosofía con la tesis “El oyente de Dios”, que es sobre Martín Buber, porque él me significó advertir que, como estudiante de esta carrera, tenía la fortuna de ser, sino griego, sí judío. Buber me enseñó que el hombre no puede habitar el encuentro con el otro, pero sí puede vivir para ese encuentro, y de hecho el hombre su humaniza cuando su prójimo lo constituye como alguien. Esta enseñanza fue vertebradora para mi vida, y está íntimamente vinculada al pensamiento talmúdico y a la tradición jasídica, donde se enuncia que el logro del hombre es en el encuentro con su prójimo. Esta percepción de lo judío también se puede ver en “La composición de lo irremediable”, el libro que dediqué a Moisés y al espíritu trágico del judaísmo, pero una tragedia entendida como el conflicto entre el hombre y sus imposibilidades, que se puede ver en el hecho de que Moisés no haya logrado entrar a la Tierra Prometida. Esto permite explorar esta tragedia de la incomprensión, que llevó al pueblo judío a la no-sacralización de la certeza, sino a la sacralización de la interpretación, como una variable de acercamiento. Y eso explica, en el orden filosófico, el desprecio antisemita, ya que la sacralización de la certeza es parte de los regímenes autoritarios y del dogmatismo religioso. También, en “El enigma del sufrimiento”, abordo la figura de Caín y la condición de posibilidad del crimen, como Caín se instaura en el lugar de lo Divino y desencadena el conflicto con el otro. En otros ensayos exploré las figuras de Babel o de Job, y mi poesía está poblada de textos dedicados al judaísmo, por lo que gran parte de mi obra tiene profundas raíces judías”. 

Jorge Schussheim: “Mi patria es el Once y los macabeos”

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Para Plural JAI

 

No debe ser sencillo para Jorge Schussheim llenar el casillero de “ocupación” cuando le acercan alguno de esos formularios.

Creador de decenas de publicidades, entre las que se encuentran “No va andar” de Añejo W, o "Estúpido-Estúpida" de Tía María, cantautor de alrededor de doscientas canciones, como “Coca Cola refresca mejor” o “El culo me pesa”, guionista de comedias musicales y revistas para Tato Bores, adaptador de obras teatrales para su esposa la directora Lía Jelín,  como “Toc-toc” o “El rey se muere”, artífice del libro “Todo al costo” y “Memoria sin Balance”, de próximo aparición, y chef y gourmet aficionado, este polifacético autor comenzó su entrevista con Plural JAI brindando algunas pistas sobre semejante versatilidad. “Para mí, escribir publicidad, humor, teatro, música, monólogos o reflexiones, es como usar un cortaplumas suizo, es decir dar múltiples usos de la misma herramienta, dando usos que incluso no estaban previstos en algunos casos, ya que la creatividad es justamente utilizar un mismo instrumento para lo previsto y lo no previsto, porque el destornillador grueso, creativamente aplicado, puede destrabar una ventana”, explica, para luego definir que se encuentra en el centro y nudo de ese cortaplumas: “El humor es el lugar donde me siento más cómodo. Todo nace de ahí, y luego lo aplico a los diferentes géneros por los que transito. Pero se trata de un humor serio, sobre temas serios, un humor judío y ácido, que como lo dice la expresión idish, hace “reír con lágrimas”. Esa es una mezcla que me atrae mucho, hacer algo muy chistoso y de golpe meter la puñalada bajo de la cintura, para después volver a hacer reír, y así”.

Sara Rus - Entre dos monstruos - (Segunda Parte)

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Para Plural JAI

 

Ver primera parte

Argentina seguía en el horizonte de los sobrevivientes de la Shoá Carola, Sara, y Bernardo Rus, por lo que se pusieron en contacto con los familiares que aquí residían, quienes solo pudieron lograr visas para entrar a Paraguay. Luego de permanecer dos meses en Paris, en donde debieron aguardar que la embajada paraguaya les emitiera los permisos de entrada como agricultores, viajaron a este país por intermedio de la Cruz Roja y el Joint Distribution Committee. “Recuerdo que abordamos un vuelo de la línea KLM, que nos dio un gran susto porque se incendió una de sus alas, y también porque los religiosos querían prender las velas de Shabat, pero aunque sufrimos pudimos llegar”.

Los tíos ya los estaban aguardando en Paraguay, desde donde cruzaron de forma ilegal por el río Pilcomayo para entrar a Clorinda, Formosa. Al llegar a la costa, en medio de la lluvia, fueron abordados por un policía montado a caballo que los condujo a su casa, donde incluso los invitó a comer. “Este policía fue muy servicial, pero nos dijo que si no teníamos papeles deberíamos regresar a Paraguay”.

Bernardo, que también había leído sobre Eva Perón y su ayuda a los necesitados, le escribió una carta por intermedio de la comunidad judía local, donde le describía la situación de los tres y le solicitaba el permiso para residir en la Argentina.

Al poco tiempo, llegó la respuesta de Evita en la que les decía que no debían preocuparse, ya que en Buenos Aires el tema se iba a resolver. Con la carta en mano, la policía les permitió viajar a esta ciudad, tras lo cual se instalaron cerca de la vivienda de sus familias, en Villa Lynch. Allí, Bernardo se dedicó al rubro textil, con el oficio de anudador, en el que se destacó y logró progresar económicamente. Sin embargo fue también por aquellos años que Sara recibió la dolorosa noticia de que, a causa de los golpes, no podría ser madre.

Sara Rus - Entre dos monstruos - (Primera Parte)

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Para Plural JAI

 

No nos dijeron que los gladiadores podían ser así. Poco más de un metro cincuenta, manos de cocinar, piel de bobe, ojos de ternura y sufrimiento. Pero esa, es la misma Sara Rus que enfrentó no una sino dos veces a monstruos verdaderos, los cuales no pudieron con ella, ni pueden con sus testimonios.

 

Esta planta debería estar afuera, pero al igual que los bebes se acostumbró a quedarse adentro: la sacaba al balcón y se caía”, me dice a poco de tomar asiento, en el confortable y acogedor living de su departamento de Belgrano. Un comentario que remite directamente a su pasado, a aquella Scheine Miriam Laskier, su nombre original, que en 1927 comenzó a alegrar el hogar que Jacobo y Carola Laskier habitaban en la ciudad de Lodz, Polonia. “Era una nena bastante consentida, recuerda Sara, porque además de única hija fui la primer nieta de mis abuelos”. El afecto y el judaísmo signaron sus primeros años de vida, pues en su casa se comía kasher y se conmemoraban todas las fiestas y celebraciones. “Yo iba también a un colegio hebreo religioso, recuerdo muy bien aquellas mesitas blancas con sus sillitas, y mi padre también me enseñaba mucho, ya que se había recibido de Rabino, aunque se dedicaba a la sastrería”. Sara no recuerda haber sufrido en carne propia episodios de antisemitismo, aunque el aire ya se respiraba “Mi mejor amiga era una polaca cristiana, vivía en el mismo edifico y me llamaba tocando el piano. Yo no sentía el antisemitismo, pero escuchaba que mis padres hablaban de un tío y un primo hermano que viajaron a la Argentina ya que estaban teniendo problemas con polacos antisemitas”.

Leonardo Feiguin: "Garantizaremos que la DAIA continúe presente en las querellas por el atentado y por el encubrimiento”

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Para Plural JAI

 

Con una extensa trayectoria como dirigente comunitario, -que en la actualidad lo encuentra como  vocal de la Escuela Scholem AleijemSecretario de Actas de la DAIA y miembro fundador de Plural JAI-, el Escribano Leonardo Feiguin se encuentra postulado para el cargo de Prosecretario 1º de esta última entidad, por la lista Nuevo Modelo Comunitario (NMC) para las elecciones generales que se realizarán el próximo lunes 5 de noviembre.

Feiguin fue entrevistado por Plural JAI en su estudio, donde comenzó haciendo referencia a los cambios que planean realizar en la DAIA en caso de que su lista sea la elegida. “A la DAIA le falta profundizar dos cuestiones importantes hacia dentro de la comunidad, como lo son la transparencia de gestión y la representatividad. La mejora de estos dos puntos permitirá que la DAIA obtenga la legitimidad que siempre reclama tanto a sus entidades asociadas como con la AMIA, donde la superposición de incumbencias y el no respeto a las funciones de cada institución ha estado muy presente. Pero estos son lugares que no se declaman, sino que se ganan en la práctica, y una cuestión pendiente de esta gestión, de la que yo también soy parte, es la transparencia de gestión, lo cual implica que la comisión directiva de DAIA no es la dueña de esta institución, sino que eso corresponde a las instituciones miembros, que en todo caso delegan las funciones en quienes circunstancialmente ejercen la Comisión Directiva. De hecho, pensamos que los directivos tenemos la obligación de rendir cuentas e informar permanentemente, y de consultar sobre algunas decisiones para el caso de que la situación lo requiera”. 

Mirta Goldstein: "Buscamos incorporar en la DAIA a los jóvenes, las mujeres, y los intelectuales"

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Para Plural JAI

 

La doctora Mirta Goldstein es psicoanalista pero posee también un gran interés en todo lo relacionado a lo social. “Mi especialidad, además de la clínica, es el pensamiento sobre lo político, y he publico incluso libros sobre esta temática, que me interesa no solo en el plano de las estrategias, sino también en el del pensamiento, en este caso referido a lo comunitario”, señala a Plural JAI esta profesional, quien fuera además fundadora de de la de Red de Mujeres Judías Argentinas, -cuya misión es trabajar por el esclarecimiento y divulgación de acciones contra la violencia y la discriminación-, y hasta hace pocos meses presidente de la organización Amigos de la Universidad de Haifa.

Max Berliner: “Amo al Idish y a la Argentina”

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Plural JAI

 

Reproducimos este reportaje publicado en diciembre del 2010 y aprovechamos para saludar a Max Berliner por el Martín Fierro a la trayectoria que recibirá el domingo 27 de mayo del 2012.

Mazal Tov, Max!

Plural JAI | Judaísmo Amplio Innovador


Con 91 años recién cumplidos, el popular actor repasó junto a Plural JAI | Judaísmo Amplio Innovador toda su historia, sus secretos, y sus variados proyectos.

Del teatro idish a Tinelli. Del Di Presse a Twitter. La vida misma de Max Berliner podría ser su más lograda interpretación, incluso cuando fueron miles las obras a los que le puso su cuerpo y alma, desde que comenzó a gastar las tablas, hace ya 85 años.

El presente lo encuentra repleto de proyectos, luego de finalizar “Días Eternos”, obra que se estrenó en el Teatro Nacional Cervantes y con la que recorrió gran parte del país. “Lo del teatro fue muy cansador, recorrí de Junín a Ushuaia, así que me tomé un tiempo de descanso. Pero tengo un montón de proyectos, las clases de teatro, una obra musical que voy a estrenar este verano en Mar del Plata, escrita por mí, de nombre Reumoshow, y una película que me propusieron hacer con Amelia Bence”, afirma, entusiasmado.

Ana María Shúa: "Exceptuando ciertos temas y personajes, no hay nada específicamente judío en mi obra"

Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
Plural JAI

 

La narradora recibió a Plural JAI | Judaísmo Amplio e Innovador para dar sus impresiones sobre la influencia del judaísmo en su literatura, así como para narrar aspectos relacionados a su oficio de escribir.
 

Al hacer un repaso por los más de cuarenta libros que lleva escritos, Ana María Shua afirma que el judaísmo “es un elemento más” en su obra, y solo fundamental en algunos de ellos. Con todo, Ana María Shua, -casada, con tres hijas, un título de Profesora de Letras de la UBA y diversas distinciones como la beca Guggenheim, y los premio Club de los XIII, Municipal en novela, y Municipal en cuento-, señala que el judaísmo está “en sus células”, ya que, según afirmó a Plural JAI | Judaísmo Amplio e Innovador, “no tuve educación judía de ningún tipo, pero mi familia siempre reconoció su judaísmo, y el mismo es parte de mi vida, no desde lo religioso, sino en los elementos que me rodean, estando presente de forma permanente en innumerables cuestiones, como el hecho de que una de mis hijas trabaje en la DAIA, o como cuando leo el diario y le dedico especial atención a todo lo relacionado con Medio Oriente”,