Ud. está aquíSociedad

Sociedad


LLEGO EL MOMENTO!!

 

Día de la Diversidad Cultural: una escuela judía y otra japonesa, unidas por una historia en común

Autor: 
Ricardo Braginski
Fuente: 
Clarin

Por iniciativa de la embajada del Japón en Argentina y para conmemorar el “Día de la Diversidad Cultural”,  se realizó allí una actividad muy especial. En el auditorio de la escuela ORT se juntaron alumnos de ambos lados de la “frontera” de Yatay, para compartir la proyección de una película poco conocida para el público masivo, y cuyo argumento une históricamente a esas dos colectividades.

Un test genético puede ser la solución

Autor: 
David Mandel
Fuente: 
Mi Enfoque #653, Octubre 6, 2017

La Oficina Central de Estadísticas de Israel informa que cerca de 400,000 (396,000 para ser exactos) ciudadanos israelíes, que no son musulmanes, no son considerados judíos. Tienen los mismos derechos de todos los otros ciudadanos, hablan hebreo, hacen servicio militar, tienen pasaporte israelí. No sufren discriminación, con la excepción de que no pueden casarse en Israel con judíos o judías (lo hacen en Chipre, y el matrimonio tiene validez legal en Israel). Si son mujeres, sus hijos no son considerados judíos- Y,  cuando mueren, la burocracia clerical hace dificultades para permitir que sean enterrados en cementerios judíos.

La AMIA realizó un brindis por Rosh Hashaná

Fuente: 
ItonGadol

Con una amplia presencia del espectro comunitario y representantes de instituciones israelíes, la AMIA realizó un brindis por Rosh Hashaná. Entre los asistentes, se pudo ver en el evento a miembros de “AMIA es de Todos” y “Plural Jai”. “Nos hemos peleado bastante en los últimos años y es muy importante que en estos días estemos todos juntos, y pongamos en un costado las diferencias y por delante todas las coincidencias que tenemos”, expresó en su discurso Agustín Zbar, presidente de la institución.

Rechazan la exención de los jaredim del servicio militar

Fuente: 
Aurora

La Corte Suprema de Justicia anuló la ley que exime a los judíos ultraortodoxos del ser­vicio militar obligatorio mientras estudian en yeshivot (academias talmúdicas). El fallo en­traría en vigor dentro de un año.

La mayoría decisiva de los magistrados estuvo de acuerdo con la posición de los pe­ticionarios, el Movimiento por la Calidad del Gobierno, de que la ley perpetúa la desigualdad entre los jóvenes seculares que están obligados a alistarse en el ejército y los jóvenes religiosos que están exentos.

¿Qué cosas se pueden hacer para mejorar nuestra comunidad?

Autor: 
Leonardo Feiguin

¿Qué hace la DAIA?
 

Muchas veces, en las conversaciones entre familiares o amigos surge la pregunta en relación a las actividades que se realizan en las instituciones en las que algunos de los presentes participa.
En particular, las entidades centrales, por ser un poco más lejanas al accionar individual de cada uno son particularmente cuestionadas sin saber en realidad las actividades que se realizan. No son el club al que vamos los fines de semana, no son el colegio al que van nuestros hijos o nietos, no son los templos a los que se va a rezar.
Esta es una de las tantas actividades que reseñaré para los que les interese algo más que criticar o cuestionar, enterándose de lo que se hace para el bien común.

Los separa un largo conflicto, los une la pasión por el fútbol

Gol de la Igualdad. Así se llama el programa que una ONG israelí puso en marcha hace 10 años. Reúne a chicos árabes y judíos de escuelas pobres. Y los hace jugar.

Unos 10 mil chicos ya participaron del programa de la ONG Gol de la Igualdad en Israel. Cada año, en decenas de escuelas se mezclan razas, orígenes y religiones.

Podría ser el sueño idealista de un adolescente ingenuo: la paz en el mundo, los pueblos dejando atrás sus diferencias, niños compartiendo un juego sin distinción de razas, género y religión. Una canción de John Lennon. Una quimera… Y resulta que en Medio Oriente, tierra de tensiones eternas, de pretensiones mutuamente excluyentes, de miradas desconfiadas y desafiantes, esa imagen utópica empezó a cobrar vida hace menos de una década. ¿Hay responsables de semejante atrevimiento? Ni las Naciones Unidas, ni la Cruz Roja ni el Vaticano. Una ONG fundada por un grupo de estudiantes de la Universidad Hebrea de Jerusalén y empujada por un brasileño que eligió el idealismo a la abogacía. ¿Tiene un hilo conductor la idea? Sí. Ni Dios, ni el Estado ni la Justicia. El fútbol.

La Corte de Israel reprende al Gobierno por no crear zona mixta en Muro Occidental

Fuente: 
Aurora

 

La Corte Suprema de Justicia instó al Ejecutivo del primer ministro, Biniamín Netanyahu, a reconsiderar la suspensión de un plan para crear un espacio de rezo mixto e igualitario en el Muro de Occidental (conocido en el mundo gentil como el Muro de los Lamentos), como demandan los sectores judíos no ortodoxos.

La presidenta de la Corte, Miriam Naor, tuvo duras palabras contra una resolución gubernamental que frenó en junio la implementación del acuerdo cerrado en enero de 2016, tras años de negociaciones y peticiones encabezadas por organizaciones como las Mujeres del Muro y los movimientos reformista y conservador del judaísmo.

Ese pacto daba luz verde al establecimiento de un espacio en el lugar de rezo más sagrado para los judíos en el que hombres y mujeres puedan rezar juntos y siguiendo rituales ajenos a la ultra ortodoxia, que controla el lugar e impone la separación por géneros y limitaciones a la oración de las mujeres, como no vestir los taledos (talit) o filaterías (tefilin) y no leer del rollo de la Torá (Pentateuco).

Los Hermanos Musulmanes, un arma de doble filo

Autor: 
Eitan Salischiker
Fuente: 
Código y Frontera

La primavera árabe apareció en el panorama geopolítico como un acontecimiento de gran importancia para repensar las relaciones de poder en el medio oriente, donde todavía se encuentran presentes las tensiones entre la visión de la democracia occidental y la cultura árabe. ¿Cuál fue el rol que cumplieron los Hermanos Musulmanes en medio de esta vorágine revolucionaria?

Si no lo repudian, lo apoyan

Autor: 
Leonardo Feiguin

 

El jueves hubieron tres nuevos atentados terroristas llevados a cabo, una vez más, por fundamentalistas que manifiestan hacerlo en nombre del Islam, en base a sus preceptos y apoyados y avalados por organizaciones y clérigos de esa fé reconocidos. Dos de esos atentados fueron en Cataluña, España, y el otro en Finlandia.
Podría haber sido cualquier otro día, porque atentados de similares características se suceden desde hace muchos años en todas partes del mundo.
De hecho, en Argentina sufrimos los más graves atentados terroristas en los años 1992 y 1994 con similar factura, en Israel los sufren casi a diario, lo sufrieron en Atocha, en las Torres Gemelas de Nueva York, en Londres, en París, etc. etc.
La reflexión no va dirigida a esos asesinos o sus mentores, que solo merecen mi desprecio y a los que combatiré con todos los elementos que la democracia nos provee. Tampoco va dirigida al "resto del mundo" que sufrimos, somos víctimas reales o potenciales de esos dementes, ya que solo pasivamente esperamos que "no nos toque esta vez" sin hacer demasiado para evitarlo.
Mi reflexión va dirigida a esa "gran mayoría silenciosa" del Islam que, dicen, no compartirían esos métodos ni esas ideas fundamentalistas de destrucción y muerte. No me consta, pero sería una conducta contraria a los ideales de la mayoría de musulamanes pacíficos y respetuosos de las leyes y normas de los países en que viven. Pues bien, no es suficiente que yo suponga o que la mayoría de la población lo desee. Son ellos los que deben hacer público su repudio a los asesinos cobardes que, escudados en una fé o en una religión, hacen el mayor daño posible a la mayor cantidad de civiles indefensos en cualquier lugar del mundo. Si las esposas, madres, hermanas de los asesinos no los repudian y rechazan, su silencio los avala. Si los vecinos, amigos, familiares de los asesinos no los repudian y rechazan, su silencio los avala. Si los que compartieron con ellos sus plegarias en alguna mezquita, sus clérigos y los dirigentes comunitarios de los asesinos no los repudian y rechazan, su silencio los avala. Si los musulmanes que solo comparten la religión de los asesinos no los repudian y rechazan, su silencio los avala.
No se trata de opinar sobre política, hay y hubo guerras en todo el mundo y no debemos mezclar los conflictos territoriales, regionales o de cualquier otro tipo con el terrorismo como método indiscriminado de hacer daño a todos los que no piensan como el autor.
El terrorismo debe ser repudiado no importa de quien venga, y si los que están incluídos en algún colectivo en el que algunos de sus miembros utilizan el terrorismo como método habitual de acción, es un deber ineludible de todos los demás integrantes de ese colectivo marcar su diferencia, aislarlos, repudiarlos.


Leonardo Feiguin