Ud. está aquíBlogs / blog de Leonardo Feiguin / EL "HOMBRE QUE RIE" ACOMPAÑA EL CADAVER

EL "HOMBRE QUE RIE" ACOMPAÑA EL CADAVER


Publicado por: Leonardo Feiguin el 15 Octubre 2014

Bookmark and Share

EL “HOMBRE QUE RÍE” ACOMPAÑA EL CADÁVER
Aquí traigo otro romance
con el viejo camposanto
plantado en una colonia
de judíos acriollados.
Y aunque no es para bromear
no puedo dejar de lado
la anécdota en la que fui
testigo privilegiado.
Hablo del “hombre que ríe”;
lo habíamos apodado
en honor del personaje
del famoso escritor galo.
Cara roja, ojos saltones,
tenía un rictus muy raro
y parecía reír
aunque por dentro el quebranto
y la pena lo agobiaban.
Había venido del campo
corrido por la miseria;
hacía algunos trabajos
y ganaba unas monedas.
Le consiguió otro conchabo
la gente del club local,
acompañar a finados:
velorio, preparación
de acuerdo al rito sagrado
y escolta con el cajón
hasta el último descanso.
Todavía yo era un gurí
pero lo veo muy claro
y lo recuerdo muy serio
y muy rígido, sentado
al lado del ataúd,
viajando en el acoplado
del pueblo hasta el cementerio
en el agua y en el barro.
Mi tío Marcos, conductor
del episodio sagrado,
escondía en el tractor
la botellita de escabio
para echarse algún traguito
cada vez que se hacía un paro.
Y aquí “el hombre que ríe”
saltaba del acoplado
para exigirle a mi tío
que lo convidara un trago.
El argumento era siempre
el mismo: -- Mirame, hermano;
no puedo estar mucho tiempo
con el cajón del finado
solito con mi alma y él
propinándome sus vahos.
Los chiquilines gozaban
el esperpéntico diálogo
entre “el hombre que ríe”
y mi paciente tío Marcos.
Éste se encolerizaba:
llegaba a vilipendiarlo
con palabras indecentes
que rozaban el agravio.
--¡Aguantátelas, bandido!
¿O querés llegar borracho?
Sería una hermosa forma
de acompañar al finado.
De mal grado obedecía
y volvía a sentarse al lado
del féretro incorregible
que se movía a los saltos.
Claro, los que formábamos
la picaresca del pago
no podíamos compartir
el dolor de un allegado
del muerto que así se iba
a su último descanso.
Pero Dios perdonará
a esos bulliciosos años
en que, sin plena conciencia,
sólo solíamos burlarnos.
A veces se me presenta
como un sueño o pantallazo
el pobre “hombre que ríe”
y era serio, sin embargo.
El tesorero del club
eran mi padre o mi hermano
así que lo solía ver
cobrar el magro salario,
firmar muy claro el recibo
con su temblorosa mano:
“Recibí del Club local
dos pesos (o tres o cuatro)
por acompañar el duelo
de la familia Bogdánof”.

Pablo Schvartzman
27.9.2014

Su voto: Ninguno Promedio: 2 (3 votos)
Bookmark and Share
Etiquetas