Ud. está aquíLA TRAGEDIA NACIONAL DE ISRAEL.

LA TRAGEDIA NACIONAL DE ISRAEL.


Publicado por: David Salischiker el 06 Diciembre 2010

Bookmark and Share
Autor: 
Arq. Aharon Erlich
Fuente: 
De Todo un Poco - 05/12/2010 - Nro 292

 

Estamos atravesando una verdadera tragedia nacional a raíz de los impresionantes incendios que desde el jueves, están azotando el Monte Carmel en el norte del país. Una de las mayores desgracias en la historia del Estado de Israel.

Justo nos encontramos en estos días en medio de la festividad de Januká.

Pero esta año, Januká tiene un sabor distinto.

La festividad resulta un tanto más contenida. Sin mayores muestras de alegría como es costumbre.

El luto, la tristeza y el pesar no es disimulado.

Es que el fuego está consumiendo uno de los lugares más pintorescos del país y trajo consigo muertos, heridos y daños irreparables.

Pero a pesar de todo, seguiremos encendiendo las velas de Januká y deseando a todo aquel que se encuentra a nuestro alrededor:
¡Jag Januká Sameaj!

 

LAS CAUSAS.

Parecería ser que todo comenzó el jueves 2, a las 11 de la mañana, cuando dos jóvenes, cerca de la aldea drusa de Usfíeh, en el Monte Carmel, luego de encender una narguile, beber café y quemar basura, no se preocuparon de asegurarse de que al dejar el lugar, el fuego que habían encendido estuviese complemente apagado y de ahí el viento y la sequedad de la vegetación hizo el resto.
 

Lo que podría considerarse, en el caso de que las sospechas se confirmen, como una verdadera negligencia que en este caso puede considerarse como criminal.

 

EL LUGAR.

El Monte Carmel está ubicado en el norte del país.

Es una cadena montañosa de unos 600 metros de altura, que se extiende en forma diagonal de sur a norte y de este a oeste.

En casi toda su extensión el Carmel está cubierto por bosques, “Yaarot Hacarmel” que lo convierten en una de las zonas con mayor forestación del país y con el color verde que lo caracteriza.

En la parte sureste se encuentran dos aldeas drusas, Daliat El Carmel y Usfíeh. Las dos están ubicadas en la cima del Carmel.

Si avanzamos en dirección noroeste, recorriendo la parte alta del monte, llegamos hasta la Universidad de Haifa, que constituye el límite sur de la ciudad de Haifa. En las inmediaciones de la Universidad se encuentra el barrio Denia, que es el barrio de viviendas ubicado más al sur de la ciudad de Haifa y que limita con los bosques del Carmel.

Si continuamos recorriendo el monte en la misma dirección, llegaremos hasta la Bahía de Haifa, en donde el Carmel se une con las aguas del Mediterráneo, donde se encuentra el puerto de la ciudad de Haifa.

El fuego que se inició en la cima del monte, por acción de fuertes vientos del este, fue tomando proporciones y avanzando hacia el norte y hacia el oeste. Es decir, en su avance fue amenazando los poblados que se encuentran en la ladera oeste del monte, como Beit Oren, Nir Etzión, Ein Hod y Ein Jud entre otros. Además que el fuego por momentos se acercó peligrosamente al barrio de Denia, al sur de Haifa y a la ciudad de Tirat Hacarmel, que se encuentra en las inmediaciones del acceso sur a la ciudad de Haifa, casi sobre la costa y sus barrios de la parte este, limitan también con los bosques del Carmel.

 

EL TRÁGICO JUEVES 2 DE DICIEMBRE.

El incendio comenzó a las 11 de la mañana del pasado jueves.

Lo que pareció en un primer momento otro incendió puntual, que iba a ser extinguido en poco tiempo, como los muchos que sufrimos en nuestro largo verano, algunos casuales, otros producto de negligencias y tampoco faltan los intencionales, poco a poco y a raíz de los fuertes vientos del este, que son siempre vientos fuertes, secos y por el hecho de que estamos en la época intermedia entre el verano y el invierno y las lluvias todavía no llegaron y las características topográficas de la zona, la vegetación y los árboles secos, hicieron que el fuego se extendiese rápidamente y las distintas dotaciones de bomberos que acudieron al lugar, en un momento dado perdieron el control sobre el fuego.

Los primeros lugares amenazados fueron el kibutz Beit Oren y no lejos de ahí, la cárcel Damún, que recibieron la orden de ser desalojados.

Para ayudar al desalojo de la cárcel se solicitó la ayuda del curso de cadetes del Servicio Penitenciario y la mayoría de sus integrantes, alrededor de 40, fueron llevados en un autobús que llegó a las inmediaciones del kibutz Beit Oren y ahí prácticamente fue envuelto en llamas las que impidieron que siga avanzando y también no ple permitieron retroceder.

Fueron 36 los cadetes del curso que encontraron la muerte al tratar de escapar del fuego, pero que prácticamente quedaron encerrados dentro del infierno del fuego. Solamente 3 cadetes lograron salir con vida al lograr subirse a la camioneta de un fotógrafo que se encontraba tomando fotos para su periódico, quien al verse rodeado por el fuego, atinó a apretar el acelerador y abrirse paso entre las llamas.

 

LA AYUDA INTERNACIONAL.

A medida que el fuego tomaba mayores proporciones y que los bomberos no lograban controlar el avance de las llamas, nuestro primer ministro Binyamín Netanyahu, comenzó a comunicarse telefónicamente con distintos líderes a nivel internacional, para solicitar ayuda desde el aire, que era la única que podía dar una solución para detener el avance del fuego y que Israel no posee.
 

Los primeros en aportar su ayuda fueron Chipre, Grecia y Bulgaria. Luego se agregaron también a la ayuda, Turquía, Rusia, Francia, España y Estados Unidos.

Por supuesto que la ayuda turca, no dejó de sorprender, en un momento en el que las relaciones entre ambos países se encuentran en su punto más bajo. Ayuda que recibimos por iniciativa del mismo gobierno turco, según lo que dieron a entender, para tratar de retribuir de esta forma las veces que Israel brindó su ayuda a Turquía, cuando sufrió distintas calamidades.

Desde la mañana del viernes, los distintos aviones comenzaron su labor, la que por las características del incendio, es la más efectiva para tratar en un primer momento de limitar el avance del fuego, cosa que recién se está logrando hoy domingo.

Los aviones lanzan sus chorros de agua o de productos químicos especiales que impiden la propagación del fuego, solamente durante las horas en que hay luz natural, es decir entre más o menos las 7 de la mañana y las 5 de la tarde.

Es de destacar la ayuda búlgara, una de las primeras en llegar y que consiste en varias dotaciones de alrededor de 80 bomberos que ayudan en la labor de extinción junto a sus pares de Israel.

También es importante la labor de los aviones griegos, los que también llegaron y comenzaron su labor el viernes por la mañana. Estos aviones son los más ágiles y los más prácticos. Son aviones anfibios que cargan su carga de agua en el mar y en menos de un minuto lanzan sus miles de litros de agua sobre los focos del fuego a los cuales son dirigidos.

También están operando dos de los aviones más grandes que hay en el mundo para combatir incendios.

Un Ilyushin ruso que descarga más de 30.000 litros por vez y un súper avión tanque, un Jumbo 747 americano que llega a lanzar unos 80.000 litros de agua y materiales químicos especiales.

Un párrafo especial merecen nuestros vecinos. Los egipcios enviaron varias toneladas de productos químicos. Los jordanos también enviaron una dotación de bomberos al igual que la Autoridad Palestina.

Algo digno de ser destacado y digno de ser aplaudido.

 

ALGUNOS NÚMEROS DE LA TRAGEDIA.

Lo más terrible son las 41 víctimas mortales del incendio, en su mayoría cadetes del Servicio Penitenciario, se habla de 37 del total, además de oficiales de la policía y de los bomberos, a los que hay que agregar un joven bombero voluntario de Haifa de 16 años de edad.
 

Hay 3 heridos en estado grave y con pronóstico reservado, todos con quemaduras en todo el cuerpo, entre los que se encuentra la Comandante de la Policía de Haifa.
Más de 5.000 hectáreas de bosques, se convirtieron en cenizas. Se quemaron unos 5 millones de árboles.

Alrededor de 17.000 personas fueron desalojadas de sus viviendas. A muchas de ellas ya se les permitió regresar a sus hogares.

El drama más difícil será para aquellos que no tengan a donde regresar.

Unos 500 bomberos de Israel combaten el fuego. Casi la tercera parte del total de las dotaciones de todo el país. Además de 200 bomberos del ejército.

Decenas de voluntarios apoyan los a las fuerzas en el terreno.

Hay más de 3.000 policías que cumplen funciones en el lugar del siniestro.

Cerca de 105 autobombas están cumpliendo funciones. Algunas, verdaderas piezas de museo del año 60.

Unos 12 helicópteros y avionetas de Israel combaten el fuego. Sobre todo en las primeras horas después de declararse el incendio.
Colaboran en la acción cerca de 20 aviones de más de 15 países.

 

LOS VERDADEROS HÉROES.

Hay una lista de innumerables héroes que participan de esta verdadera batalla para contener el avance del fuego.
 

Comenzando por los bomberos tanto israelíes como del exterior, siguiendo por los policías, los pilotos de los distintos aviones y helicópteros que suman su ayuda.

La Fuerza Aérea que controla el movimiento continuo de decenas de misiones de vuelo en una superficie relativamente reducida, lo que no hace nada fácil dicha labor.

El Maguén David Adom que con sus ambulancias y sus médicos y enfermeros se encuentran en todo lugar en donde su presencia es necesaria.

Las fuerzas de Pikud Haoref, el servicio de apoyo a la población civil del ejército.

Los integrantes de Zaka, los voluntarios, casi todos judíos ortodoxos, quienes se hacen presente para llevar a cabo la difícil y sagrada misión de recoger todos los restos humanos, en medio de la tragedia.

Los guardabosques del KKL, el Keren Kayemet, la institución que a lo largo de los años cubrió al país de bosques y que ahora deberá emprender una vasta tarea de reconstrucción.

Un verdadero héroe que merece ser destacado en esta lista interminable es Iona Yahav, el intendente de la ciudad de Haifa.

En todo lugar está presente.

Siempre con palabras alentadoras y fortalecedoras.

Siempre demostrando preocupación y encarando soluciones.

 

LA SITUACIÓN EN ESTOS MOMENTOS.

Siendo las 15 horas de este domingo 5 de diciembre, las últimas informaciones indican que los principales focos del fuego ya han sido controlados.
 

Ahora continuará la larga tarea de sofocar todos los focos de incendio existentes para evitar que el fuego pueda volver a reavivarse.

Se anunció que ya no serán necesarios nuevos aviones para la tarea de sofocación del fuego.

El tiempo está cambiando.

Ya no hay vientos del este.

Se pronostican lluvias, sí lluvias para esta noche y para mañana lunes.

Esperamos poder dar informaciones mucho más optimistas en el futuro.
 

 

Su voto: Ninguno Promedio: 3 (3 votos)
Bookmark and Share